miércoles, 10 de septiembre de 2008

¿¿¿BARRABASADAS???

He leído un articulo de opinión que explica con palabras claras los sentimientos de miles de españoles, leedlo y opinad: ALFONSO GÁLVEZ Si lo de la Memoria Histórica no fuera más que un recuerdo, si éste recuerdo resultara desagradable, no habría más que olvidarlo, la oportunidad de hacer esta Ley después de tantos años, no puede servir de pantomima a muchos españoles, que al no tener recuerdos dolorosos por ser de los que o no perdieron nada, o de los que aunque perdieran, fueron recompensados de una forma u otra por el Régimen, dicen donde los quieren escuchar, que se está intentando abrir viejas heridas, que no es necesaria esta Ley, que ya está todo superado. Lo de la memoria histórica es un intento por parte de los que perdieron mucho o casi todo, de pedir ahora, porque antes no se hizo, justicia y o reparación para los que aun viven y o para sus parientes cercanos, muchos de ellos perdidos en fosas comunes y casi anónimas, saben que es imposible pedir justicia ahora y llegan a conformarse con poder identificar sus huesos; es cierto que el tiempo y el miedo les impidió en otros tiempos obtener lo que ahora reclaman con todo el derecho del mundo, poder reconocer los restos de sus familiares. No podrá nadie negar lo sublime que resulta este gesto altruista, de parte de los que aun en posesión de la razón y de la ley, han aceptado los efectos de la Memoria Histórica, en la mayor parte de los casos, no es más que un mínimo resarcimiento humano, en referencia con los sangrantes hechos ocurridos durante la dictadura; hace unos días el señor Fraga que perteneció a alguno de aquellos gobiernos, tildó la ley de innecesaria porque según él, "los otros también hicieron muchas barrabasadas", peregrino argumento éste, pues las injusticias, no conocen de bandos y no dudaré yo de que en ambos ocurrieran, lo que pasa es que cuando se gana una guerra, se reparten los botines entre los triunfadores en forma de prebendas, canonjías y empleos preferentes a los que el señor ex ministro, llegó a tiempo de disfrutar parte de ellos. Los sepultados en las cunetas no disfrutaron ni de la vida, sus deudos, no tuvieron por lo general ni buenos empleos, ni prebendas ni facilidades para una situación digna, más bien al contrario, eran señalados por "rojos", desafectos o familiares de..., y estuvieron siempre apartados de la vida social de la época durante muchos años, incluso ahora, aun hay pueblos en nuestra España, en los que no se ha superado ese miedo de que les miren mal y de que murmuren a sus espaldas. Muchas personas en estos pueblos y en otros, aun recuerdan que a sus abuelos les apartaron de sus puestos de maestros de sus empleos oficiales o municipales y o similares por lo del color, otros porque vieron a sus abuelas sin pelo por el castigo ejemplar que las imponían por lo mismo y otros porque perdieron a sus esposos enfermos de tuberculosis o tifus al terminar la contienda, enfermedades muy comunes en aquellos tiempos y fueron condenados a vivir en la miseria o casi en la indigencia, desde luego sin amparo: ¿Qué parte de la ley puede reparar unas situaciones como aquellas?, ¿cómo se puede compensar las imágenes y la visión de aquellos niños de entonces que aun viven ahora que iban a ver a sus padres encarcelados, por el hecho de haber defendido su ley, su bandera y su Constitución? ¡Ah!, ¿y cómo amparar también a aquellos modestos comerciantes de entonces, señalados por su color y perseguidos con saña por las fiscalías de tasas de la dictadura, a cuyos comercios sancionaban sin medida ni control hasta arruinarlos para siempre? La Ley de la Memoria Histórica no puede reparar nada de todo esto; pues bien, a pesar de ello, parece que por el síndrome del ganador, no comprenden que el bando de los perdedores quieran recuperar y conocer dónde están los restos de sus familiares, algo así como aquello de -¡como a mi no me duele, no le duele a nadie!, aunque en el fondo, los que ganaron, aun parecen querer actuar como los antiguos feudales: -¡Los perros ladran, y aunque nosotros cabalgamos, sus ladridos molestan! -¡Pues eso, echémosles unos huesos para que se callen! Sólo que en este caso, ¡los huesos que les echan son los de sus propios muertos! (Ah, yo nací a finales de 1940, pero creo que la justicia es siempre necesaria, no hay que temerla.) Alfonso Alfonso Gálvez es empresario de Orihuela.

7 comentarios:

GINEBRA dijo...

La Ley para la Memoria Histórica no trata de abrir viejas heridas, trata simplemente de ofrecer a muchas familias la posibilidad de recuperar los restos de sus seres queridos y darles por fin un merecido y digno descanso. Los que ven otra cosa es que no ven más allá de sus propias narices, pero claro, no son sus familiares, si lo fuesen ya veríamos los homenajes y brindis que hubieran hecho.... creo que la actitud crispante de la derecha no conduce a nada, bueno sí, a perder las elecciones otra vez, jejejejeje (espero). Besos.

beetle dijo...

En mi opinión, un poco tarde esta ley o en un momento oportuno
La verdad es que me parece bien esta ley pero no para tapar la realidad..

Besos

MATANUSKA dijo...

tengo tios que desaprarecieron en el Ebro y no sabiamos nada, lo de la memoria historica me parece bien, no se por que no quieren que se sepa pero bueno.

besoss

Cemanaca dijo...

"Lo de la memoria histórica es un intento por parte de los que perdieron mucho o casi todo, de pedir ahora, porque antes no se hizo, justicia y o reparación para los que aun viven y o para sus parientes cercanos, muchos de ellos perdidos en fosas comunes y casi anónimas"

Esto para mi engloba mi sentir y es una realidad y una obligación.

Saludos conversos.

CaminanteDeNoche dijo...

No se puede esperar otra cosa de quien venció y se llevo todos los honores a pesar de la ilegalidad y brutalidad de sus actos. Por eso no paran de poner las excusas de siempre, porque ellos no lo necesitan ni lo padecieron, y por supuesto no quieren "reabrir viejas heridas" porque no quieren enfrentarse a su conciencia ni a sus desmanes.

Besos

Duende Crítico dijo...

Bueno ya sabes cuál es mi opinión sobre la Ley de Memoria Histórica. El momento tuvo que ser hace treinta años y no ahora. En 2008 tenemos el riesgo de que se diga, precisamente, que se quieren abrir heridas.

Saludos.

Naveganterojo dijo...

Ginebra, la derecha de este pais solo tiene una idea en mente,enterrar el pasado los mas hondo que se pueda,¿por que?,eso es algo que con el tiempo descubriremos.
Un abrazo.

Beetle, se puede compaginar la realidad social de un pais con su pasado mas reciente,
Si otros paises lo han echo,por que no podemos nosotros??.
Un abrazo futura colega.

Matanusca,espero que esta ley y este movimiento social rscate de las cunetas a esos familiares que todos echamos de menos.
Un abrazo.

Cemanaca, dices "Lo de la memoria histórica es un intento por parte de los que perdieron mucho o casi todo, de pedir ahora, porque antes no se hizo", yo aqui diria "por que antes no se pudo hacer", y es mas, yo no pido conpensaciones economicas,solo poder enterrar a mis familiares en un lugar digno y no dejarlos en las cunetas donde los escondieron cobardemente.
Tambien es mi sentir amigo mio.
Un saludo.

Caminante,creo que la derecha española no tiene miedo de abrir viejas heridas,pues ellos hacen lo posible por no cerralas,su miedo es que en las reparaciones a los familiares de los asesinados, les pidan que devuelvan lo que se "agenciaron ilegalmente" cuando mataron a esas personas.
Un abrazo.

Amigo duende,tienes razon y sabes que pienso como tu,pero....mas vale tarde que nunca.
Un saludo