miércoles, 28 de noviembre de 2007

Parana-Argentina

Un monje español dice que la Iglesia aún no pidió perdón por la Guerra Civil . El monje benedicto de Montserrat e historiador Hilari Raguer afirma que la Iglesia española aún no pidió perdón por su “actitud beligerante” durante la Guerra Civil , y su “complicidad y silencio” en la posterior represión franquista. El martes, el presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el obispo Ricardo Blázquez, dijo que “habrá momentos para dar gracias por lo que se hizo y por las personas que actuaron, pero probablemente en otros debemos pedir perdón y reorientarnos”. En su discurso, interpretado por algunos como “rupturista”, Blázquez se refirió al “decenio de los 30”, años en los que transcurrieron la II República (1931-1936) y la Guerra Civil española (1936-1939), aunque no fue más allá a la hora de concretar cuáles fueron las responsabilidades de la Iglesia católica. “Blázquez se limitó a reproducir lo que ya se dijo en un documento de noviembre de 1999, de cara al cambio del milenio, cuando Juan Pablo II pidió perdón por algunas responsabilidades históricas de la Iglesia católica”, dijo en entrevista con Télam el padre Hilari, reconocido historiador. En aquella ocasión y ahora “se pide el perdón de Dios para todos los que se vieron implicados en acciones que el Evangelio reprueba”, explicó el monje benedicto, de 79 años. Sin embargo, “la iglesia española debería comenzar por pedir el perdón por sus propios actos”, subraya Raguer, autor de numerosos libros como La espada y la cruz (La Iglesia 1936-1939), El general Batet: Franco contra Batet, crónica de una venganza (con prólogo de Paul Preston), La pólvora y el incienso: La Iglesia y la guerra civil, 1936-1939 (Ediciones Península). En primer lugar, el historiador señala que “hay una responsabilidad de la iglesia en la crispación previa a la Guerra Civil, ya que obispos y especialmente, el cardenal Pedro Segura, no aceptaron la II República”. Si bien la iglesia española no fue “conspiradora”, cuando comenzó la Guerra Civil se adhirió “con entusiasmo”, añadió Raguer. La actitud del episcopado español fue “beligerante” a diferencia del Vaticano, que “fue más prudente”, indicó uno de los historiadores españoles con mayor acceso a los documentos del Vaticano. En julio de 1937, se publica la Carta colectiva del episcopado español firmado por todos los obispos menos el del País Vasco y Cataluña, que aunque no califica directamente de “cruzada” la guerra de Franco, como hacen algunos obispos, si “legitima la rebelión militar, dice que era necesaria y se adhiere a ella”. “Hay un párrafo que niega que haya represión en el llamado bando nacional, y dice que son calumnias difundidas por cierta prensa extranjera, aunque les constaba a los obispos que había una represión tremenda”, subraya Raguer. “De esto hay que pedir perdón” y también por “haber contribuido a alargar innecesariamente la guerra”, apuntó el monje de Montserrat. Raguer relata que “cuando más sangrienta era la guerra, se hace fuerte un movimiento internacional, en el que destacan católicos extranjeros, que hablaba de mediación con el apoyo de la Santa Sede, para pedir un alto el fuego”. Según Raguer, “Franco presionó a los obispos para que publicaran cartas pastorales, diciendo que es imposible una mediación, y que la paz sólo puede venir del triunfo total de las armas de los cruzados”. “Con esto la Iglesia se hace responsable del último y más sangriento año de guerra”, destaca Hilari. Pero finalizada la guerra, “la represión fue durísima, y hay responsabilidad de la Iglesia, por complicidad o silencio”. “Los capellanes de prisiones de los campos de concentración fueron crueles: insultaban a los presos, les decían que eran indignos de clemencia”, concluye Raguer, para quien la iglesia española “fue hipersensible con sus propias víctimas, pero desalmada con las otras”. Visto aqui

6 comentarios:

Los pasos que no doy dijo...

Aquí otra roja, jajajaj

Salud, navegante (y buen viento¡)

Freia dijo...

"...hay una responsabilidad de la iglesia en la crispación previa a la Guerra Civil..."

A mí esta frase me ha puesto de punta los pelos del colodrillo... por lo que tiene de extrapolable al momento actual.
¡Salud!

Scout Finch dijo...

A este pobre monje dentro de poco lo excomulgan por disentir de la doctrina de la iglesia.

Poco a poco van recuperando la cordura. A ver cuánto dura.

Besos.

Duende Crítico dijo...

Por fortuna hay gente dentro de la Iglesia que no sigue a pies juntillas lo que diga la jerarquía.

Naveganterojo dijo...

Amigos,estoy cansado,asqueado,harto de este tema.
Cada dia me llegan docenas de noticias publicadas en todo el planeta(siempre en castellano)sobre el mismo tema,defensores,centristas,valientes,detractores,etc,del papel de la iglesia catolica antes,durante y despues de nuestra cruel guerra civil.
He intentado publicar las noticias mas importantes,(segun mi punto de vista)sobre el tema.
Algo me ha quedado claro,el papel de la iglesia fue muy importante en la epoca inmediatamente anterior a la guerra,en la epoca del golpe de estado y en la posterior "cuarentena"del pais.
Sus beneficios fueron y siguen siendo inmensos.
Yo, que no soy catolico, exijo una peticion de perdon,pero no me vale la de Blazquez,quiero que pidan perdon por los crimenes que se cometieron con su consentimiento,con su apoyo y a veces con su complicidad.
Quiero que pidan perdon por su participacion activa en la preparacion del golpe del 36.
Perdon por palabras como :"los rojos no merecen ni la tiera que les cubre",dichas por unos curas en la ejecucion de 45 soldados republicanos en un campo de extremadura.
Mientras no hagan esto,no merecen ni una mirada ni una palabra de respeto,solo mi mas absoluto desprecio.

M.Angel dijo...

Navegante, espera sentado majo, me parece que va para largo.

Salud y república.