lunes, 12 de octubre de 2009

Los brigadistas ocultos de la Lincoln

"Cuando pasen los años y las heridas de la guerra se hayan restañado, hablad a vuestros hijos de las Brigadas Internacionales. Decidles cómo estos hombres lo abandonaron todo y vinieron aquí y nos dijeron: estamos aqui porque la causa de España es la nuestra. Millares de ellos se quedarán en tierra española. Podeis iros con orgullo pues sois historia, sois leyenda. Sois el ejemplo heroico de la solidaridad y universalidad de la democracia. No os olvidaremos, y cuando el olivo de la paz eche de nuevo sus hojas, !volved! (La Pasionaria en la despedida a las Brigadas Internacionales. Barcelona noviembre 1938) En el año 2002, en un garaje de bicicletas del Lower East Side de Nueva York, encontraron un par de cajas abarrotadas de libros, Entre ellos, descubrieron Mississippi to Madrid. Memoirs of a black american in the Spanish Civil War. A lo largo de sus páginas, James Yates (1906-1993) relata el camino que le condujo desde las tierras sureñas estadounidenses hasta la guerra civil española. Pero el interés de su libro no radica únicamente en la singular peripecia de Yates, ni en sus comentarios acerca de personajes como Carrillo, Negrín, Companys, Durruti, la Pasionaria o Malraux, sino en su propósito de rastrear la participación de los afroamericanos alistados en la brigada Lincoln, primera fuerza armada estadounidense no segregada de la historia. Muy al contrario de lo que ocurría en la vida diaria de su país, los brigadistas negros no se hallaban apartados de la colectividad. La participación de los negros estadounidenses en la contienda española apenas se comenzó a investigar a mediados de los años ochenta, coincidiendo con la publicación de Mississippi to Madrid. Hasta entonces, fueron los brigadistas menos visibles, no sólo en España, sino en su propio país. Desde una perspectiva histórica, las Brigadas Internacionales representan la primera experiencia de una fuerza voluntaria global movilizada por un mismo ideario. En total, cruzaron nuestra frontera unos 38.000 soldados, procedentes de 53 países. Los norteamericanos, congregados en la brigada Lincoln, sumaban unos tres mil. Su media de edad, 27 años, hacía de ellos los más jóvenes e inexpertos. Alrededor de un centenar eran negros, y aproximadamente la mitad de estos murieron o desaparecieron en las batallas del Jarama, Brunete, Belchite, Teruel y el Ebro. Unos cuantos reposan para siempre en tierra española. Oliver Law fue sin duda el más destacado brigadista negro. Había luchado en la Primera Guerra Mundial y marcó un hito en la historia de su país cuando, en el curso de la Guerra Civil, se convirtió en el primer afroamericano al mando de un batallón norteamericano. Law murió en uno de los episodios más sangrientos de la batalla de Brunete, cuando al frente de sus voluntarios intentaba tomar el cerro del Mosquito, en julio de 1937. Su sucesor, Doug Roach, no logró sobrevivir a la pulmonía que contrajo en España. El corresponsal más seguido por los afroamericanos fue Langston Hughes, quien publicaba en The Afro-American, pero colaboraba también en el boletín de las Brigadas Internacionales, Volunteer for Liberty. Hughes se interesó especialmente por los marroquíes que peleaban al lado de Franco. Su poema Carta desde España muestra la perplejidad que le causaba el hecho de que un pueblo colonizado luchara junto a los insurgentes: "Hoy capturamos a un moro herido / Era tan oscuro como yo / Le dije, chico qué haces aquí / peleando contra gente libre?". Conoció a Lorca, a quien tradujo, y a Nicolás Guillén, junto al que viajó por primera vez a España; Alonzo Watson, el primer brigadista afroamericano caído en combate, fue rebautizado por sus compañeros como Crispus Attucks, nombre del primer negro caído en la guerra de la Independencia norteamericana de 1776. Algunos soldados procedían de familias mixtas de afroamericanos y nativoamericanos, como Oscar Hunter o Frank Alexander, siouxhablante. Salaria Kee, la única mujer negra presente en España, era una enfermera a quien la Cruz Roja había rechazado por prejuicios raciales. Hubo dos pilotos afroamericanos: el universitario Jim Peck y el diseñador aeronáutico Paul Williams. George Waters, el más joven, tenía 18 años y conducía ambulancias. Luchell McDaniels se ganó el sobrenombre de el Fantástico, porque lanzaba granadas como si se tratara de pelotas de béisbol. Burt Jackson, topógrafo y dibujante, colaboró a su regreso en las mejores publicaciones afronorteamericanas. Admiral Kilpatrick, que había estudiado durante cuatro años en la escuela Lenin de Moscú, perdió la pierna izquierda. A Tom Brown le salvó la vida el ser confundido con un soldado marroquí cuando por error se introdujo en las líneas enemigas. Además del contingente afronorteamericano, unos dos mil afrocaribeños se integraron en diferentes batallones de las Brigadas Internacionales, incluida la Lincoln, caso de Pierre Duval -considerado cubano, a pesar de nacer en el sur de Francia, de padre africano y madre vasca, emigrantes primero a Cuba y luego a EE. UU.- o el puertorriqueño Carmelo Delgado, capturado y ejecutado por los sublevados. Arnold Donowa, odontólogo oriundo de Trinidad, fue el único médico negro de la brigada, y cuando regresó a Norteamérica continuó arreglando gratis los dientes a los veteranos. No quiero dejar de mencionar al californiano-nipón Jack Shirai, un cocinero sumamente apreciado, capaz de preparar los invariables garbanzos de tan diversas maneras que parecían cada vez un plato diferente. "Cuando volvamos a casa, montaré un restaurante en el que ninguno de vosotros tendrá que pagar", decía. Pese a las protestas de sus camaradas de la Lincoln, Shirai quiso probarse en la línea de fuego, encontrando la muerte en su primera contienda. Acerca del trato que recibieron en España, los brigadistas negros coinciden: aunque por todas partes despertaban la curiosidad de la población nativa, nunca fueron tratados de modo diferente a sus compatriotas de piel blanca. Vaughn Love, oriundo de Chatanooga (Tennessee), relata que en cierta ocasión un campesino le ofreció un pañuelo para que se limpiara la cara. Cuando le explicó que era negro, el campesino le abrazó con estas palabras: "¡Ah, sí, los esclavos negros! Nosotros sólo estamos a un paso de serlo". El autor de Mississippi to Madrid aún regresó en 1986 a España, donde pudo besar a una Pasionaria de 91 años y decirle: "¡Aquí estamos!". Era su respuesta a las palabras que la dirigente comunista pronunció en otoño de 1938 como despedida a las tropas internacionales: "Volved a nuestro lado. Aquí encontraréis patria los que no tenéis patria". Visto aqui Las fotos de los brigadistas estan sacadas de la web de las brigadas imternacionales. Sirvan estas palabras como homenaje y agradecimiento a estas personas que no dudaron en entregar su mas preciado don, la vida, por una causa justa y un pais que no era el suyo, pero que sentian como tal.

22 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

Que gran labor la de los brigadistas internacionales Jose, lo dieron todo sín irles nada, debemos agradecerles mucho su ayuda, desconocía que hubieran brigadistas negros, bastante gente no lo debe saber. Un beso y feliz día.

Felipe dijo...

Me ha encantado la entrada de hoy en reconocimiento a los brigadistas internacionales

Debemos estarles eternamente agradecidos por su lucha contra el fascismo,por su lucha por la libertad.

Un gran abrazo

severino el sordo dijo...

Un buen dia para acordarse de estas gentes que vinieron a tierra extraña a dejarse la vida por unas ideas,nunca seran suficientemente reconocidos,en el dia de la hispanidad que mejores españoles que estos,saludos.

GINEBRA dijo...

Hola, querido Navegante... estoy de vuelta. He pasado por tu pueblo, pero no pude parar, la próxima vez te pediré el correo (aún no lo tengo) y te avisaré para tomarme una cerve contigo, y darte un abrazote.

Sobre los brigadistas hice un trabajo en uno de los cursos de doctorado. Me fascina la historia de estos hombres valientes que lo dejaron todo por una causa: la democracia y la libertad... en primera línea de fuego, y no muy bien tratados por el gobierno republicano; tampoco muy reconocida su valentía y su trabajo... cosas de la historia y de la vida.
Muy interesante entrada.
Besos

Supermamá dijo...

Fantástica entrada...

Hay que sacar de vez en cuando las historias del viejo baúl, para darle el resplandor que se merecen.
Y Ellos...se lo merecen con creces.

Un abrazo

RGAlmazán dijo...

Los brigadistas han sido un ejemplo de sacrificio y solidaridad sin límites. Se jugaron la vida, muchos la perdieron por defender los principios democráticos.
En alguna ocasión he saludado a alguno y verdaderamente es emocionante e inolvidable.
Mantengamos su memoria viva.

Salud y República

soto dijo...

Hola Naveganterojo y amigos bloqueros:
Navegante ,te lo digo como lo siento !Eres la Hostia!..preguntarás .¿porqué?..pues sencillamente porque tu Blog es un formato humano lleno de !divulgación exahustiva de la Guerra Civil y su posterior genocidio-reperesión! preestablecida de antemano.sacas petroleo debajo de donde seas y todos los dias nos vas aportando !datos reales!....a mi solamente me queda decirte!graciss!
El post de hoy todo un hallalzgo y noticia nueva para mi,los afroamericanos...!lo que nos falta por saber!...menos mal que estás tu ahi.
Boas serans,apertas agarimosas

daalla dijo...

La historia de los brigadistas es de las que tocan el alma pues muchos dejaron su tierra, en la que llevaban en muchas ocasiones una vida confortable y ordenada para venir a combatir muy lejos. La tierra española está regada con su sangre, roja en todos los casos a pesar de la diferencia de color de su piel, y sus hazañas, las hazañas de combatientes que en su mayoría no tenían experiencia alguna de guerra, peleando contra ejércitos fascistas experimentados y mejor armados han pasado a la historia como ejemplo de heroísmo y generosidad.
Muchos lloraban cuando en 1938 tuvieron que abandonar nuestro país por los dictados de la política, abandonando a sus hermanos españoles en manos del fascismo.
Nunca, nunca les agradeceremos lo bastante todo lo que hicieron por la España Republicana.
¡Gloria a las Brigadas Internacionales!
Salud y República

Cosmo dijo...

¡Qué interesante y qué gente tan generosa! ¿Has leído "Un invierno en Madrid"? Es una novela que refleja muy bien tantas fatigas de entonces.
Abrazos

Naveganterojo dijo...

Geni, es cierto, opino que por mucho que se diga o se haga por estas personas, siempre tendremos una deuda con ellos y su memoria.
Un beso amiga mia.
Salud y felicidad.

Felipe, me alegro que te haya gustado, la verdad es que las veces que profundizo un poco en sus vidas, me queda un regusto amargo, por el desprecio con que les trata una parte de la sociedad.
Un abrazo.
Salud y felicidad.

Severino, no habia pensado en lo que tu has dicho, pero mira....ha salido un bonito homenaje.
Un abrazo.
Salud y felicidad.

Ginebra, eso esta echo, nos debemos una cerveza.
Respecto a los brigadistas......¿no te has planteado publicar tu trabajo en el blog??, seria una buena manera de homenajearles.
Un abrazo.
Salud y felicidad.

Supermama, hacia mucho que no sabia nada de ti, me alegro de tu regreso.
La historia de estas personas no necesita que se les de brillo, brilla ella sola.
Un abrazo.
Salud y felicidad.

Rafa.....a veces os envidio a algunos de vosotros que habeis tenido la ocasion de hablar o de ver a personas de este calado.
Por desgracia para mi, el vivir alejado de las grandes ciudades, y una economia en bancarrota continua, me tiene alejado de esas oportunidades unicas.
Me conformo con lo que vosotros de vez en cuando contais.
Un abrazo amigo.
Salud y felicidad.

Soto, me abrumas con tus palabras, gracias a ti por estar siempre pendiente, por leer todo lo que escribo (aunque a veces escriba basura), y por tu amistad.
El tema de los brigadistas siempre me ha tenido obsesionado,(he escrito varias entradas sobre ellos y tengo alguna mas en mente), solo pensar que unos miles de personas de todo el planeta dejaron todo lo que tenian para venir a luchar por un ideal, es algo que me emociona sobremanera.
Un abrazo amigo mio.
Salud y felicidad.

Daniel, tu sabes tan bien como yo y como muchos de los que nos leen, que a estas personas jamas se les podra pagar el sacrificio y la sangre que derramaron.
Esta mañana he pasado un rato viendo videos de Youtuve referidos a ellos.
Y una cosa me ha alegrado y emocionado, hay muchisimos y todos ellos publicados por chicos jovenes, eso nos demuestra que los brigadistas dejaron una huella indeleble en la memoria de muchos abuelos que ha ido pasando a sus hijos y ahora a sus nietos.
En uno de los videos, se ve a un ancianito, con la bandera de las brigadas en un teatro lleno de......chicos y chicas muy jovencitos, los aplausos despues de que hablara el anciano eran atronadores y tardaron mucho, mucho en apagarse.
Ese es otro gran homenaje a estos desconocidos a los que tanto debemos.
Un abrazo.
Salud y felicidad

Naveganterojo dijo...

Cosmo, en el apartado de libros dejo mucho que desear, la falta de tiempo es mi mayor enemiga.
(A ver si cojes la indirecta y.....un dia de estos nos das alguna reseña en tu blog).
Un abrazo amiga mia.
Salud y felicidad

Ciberculturalia dijo...

Hola querido navegante, como al resto de tus amigos blogueros, también me ha gustado muchísimo la historia de los brigadistas y es un día muy apropiado para acordarse de ellos. Lucharon por nuestra libertad aunque está nos llegó un poco más tarde pero ellos entregaron su vida para consguirlo.
Un beso muy fuerte

Naveganterojo dijo...

Carmen, te digo lo mismo que a Severino, no lo he pubicado con esa intencion, pero....al final ha coincidido y me alegro mucho por ello.
Estas personas son y seran merecedoras de nuestro recuerdo, nuestra graitud y nuestro respeto.
Pues ademas de dar su vida nos dieron una gran leccion que parece que hemos olvidado, nuestro latente racismo deberia mirar atras y ver las nacionalidads que vinieron aqui para luchar por nosotros.
Un abrazo.
Salud y felicidad

buda dijo...

Aúnque llego un poquito tarde,mi recononocimiento y gratitud a esos heroes olvidados,ya sean blancos o negros que dieron su vida por nuestra causa.Un besico Navegante

LUX AETERNA dijo...

Muy lindo homenaje a esos heroes que dejaron la vida por la República, no dudo que si además de todos esos voluntarios el resto de las naciones hubiera tenido una participación mas activa como el caso de México a favor de la República otra hubiera sido la historia.
Desconocía por completo que hubiera habido un contingente de voluntarios negros, gracias a tu blog ahora me he enterado.
Que bien elegido este día para homenajear a esos valientes.

Te mando un abrazo

SALUD Y REPUBLICA!

Naveganterojo dijo...

Buda, l@s amig@s nunca llegan tarde, (somos los demas que llegamos demasiado pronto,je,je).
Creo que estos hombres y mujeres que vineron de tan dispares lugares a luchar por una causa noble, han de tener nuestro reconocimiento y repeto.
Un abrazo.
Salud y felicidad.

Lux,cuanta razon tienes, si al igual que sus ciudadanos, muchos gobiernos hubieran apoyado la republica, hoy no tendriamos que esconder la cara de verguenza al ver a cuatro fascistas chillando en el desfile militar.
No me gustan los desfiles militares, pero tampoco me gusta que se insulte al presidente de la nacion en un acontecimiento de este tipo, donde hay representantes de otros paises y donde nuestra democracia queda a la altura del "betun".
Un abrazo amigo.
Salud y felicidad

Antonio dijo...

Excelente y enriquecedora entrada. Es necesario poner las cosas en su sitio. Un pueblo sin memoria y desagradecido no es digno. Empecemos por agradecer a todos estos colectivos su sacrificio. Es imprescindible recuperar la memoria histórica para cerrar las heridas que dejó aquella jodida guerra…
Un abrazo y gracias por instruirnos…

Loc@ dijo...

38.000 soldados, procedentes de 53 países...

FUE AQUEL MOVIMIENTO ALGO REALMENTE ILUSIONANTE... una de las lecturas "positivas" de aquella guerra provocada por los golpistas, el terror y la muerte llevada por las tierras de España. Terror que dejó sus secuelas "como no podía ser de otra manera" y del que aún estamos pagando factura en forma de absentismo "político"... yo no sé, a mí no me importa, eso es cosa de los políticos.

Besos para ti, para Paqui -aunque aún no la conozco pero imagino estupenda-, y para el resto de intervinientes.
PAQUITA

Anónimo dijo...

anonimo sigo siendo. NO quiero molestar ni faltar,solo entrar y h ablar u opinar. ya veo que habeis hecho todos los deberes este fin de semana, pues yo he estado totalmente desconectad @, he estado en GRANADA.ciudad con mucho EMBRUJO,ENCANTO y tambien suculenta historia.OS LA recomiendo visitar.

Selma dijo...

Como no, me ha emocionadop el "color" de tu Homenaje, Navegante.. mucho!
¡Cuánto se les debe!¡Y qué bien lo has detallado, expresado!
Excelente reseña, como sueles..
Abrazos , muchos!

Cecilia Alameda Sol dijo...

Después de muchos años de apartamiento, ya se les tributaron algunos homenajes en España y se les agradeció su sacrificio a los que vinieron a visitar el país por el que lucharon. Eran idealistas, gentes admirables, cuya heroicidad rebasa las páginas de los libros. Un bloguero amigo, Rodolfo Serrano, estuvo con ellos en una ocasión. Sus crónicas eran tan entrañables que te daban ganas de llorar de emoción frente a esos ancianos luchadores.
Todo acaba por salir a la luz, todo. Aunque a veces tengan que pasar muchos años. Pero la historia acaba por escribir los hombres de los héroes y también de los traidores.

Naveganterojo dijo...

Antonio, muy ciertas tus palabras,"aquella jodida guerra", a ver si es posible que este pueblo pueda cerrar sus heridas de una ver por todas.
Un abrazo.
Salud y felicidad.

Paquita, es posible que el absentismo politico no sea precisamente por el motivo que tu expones, pues creo que muy al contrario, la memoria historica levanta pasiones en ambas ideologias, en una por hacerla mas completa y en la otra por enterrarla de nuevo.
Un abrazo.
Salud y felicidad.

Anonimo.....pues que usted lo haya disfrutado.
Salud y felicidad.

Selma, aunque por lo que he leido, no tuvieron ningun problema por el color de su piel, me ha molestado mucho el descubrir que en sus paises de origenes lo pasaron peor que en esta guerra que vinieron a librar.
Desagradecidos hay por todos lados.
Un abrazo amiga.
Salud y felicidad.

Cecilia, querida amiga, creo que por muchos homenajes que se les hagan, nunca podremos pagar la vida que nos ofrecieron para que consiguieramos la libertad.
Un abrazo.
Salud y felicidad.