lunes, 11 de mayo de 2009

NO al olvido

Hoy he visto un articulo publicado en KAOSENLARED ,un articulo que intentare condensar en pocas palabras, pues no quiero hacerlo muy largo: A lo largo de este año se han organizado –con poca resonancia mediática-cientos de actos con motivo del presunto final de la guerra civil española, una de las más crueles y sanguinarias de las que ha conocido el continente europeo en el siglo XX. Digo presunto porque no hay nada más incierto, el 1 de abril de 1939 no acabó ninguna guerra, sino que comenzó la última y más larga fase de la misma, la del exterminio físico y moral del disidente político o intelectual. La guerra civil fue quizás la última guerra del siglo XIX y la primera del XX en el viejo continente. La última del siglo XIX porque los defensores del antiguo régimen se rebelaron, en defensa de sus privilegios casi feudales y de la esclavitud de los pueblos, contra una república burguesa que lo único que pretendía era acabar con una serie de injusticias endémicas que impedían a la España vital elegir y trabajar por su propio destino. Para ello, la República quiso modificar las antiguas relaciones de producción de modo que los privilegios y los abusos quedasen laminados; también quiso reorganizar el Estado dando a cada territorio un autogobierno que al mismo tiempo permitiese acabar con las redes de corrupción caciquil que tenían maniatado al país y satisfacer las demandas de las diferentes nacionalidades históricas; de igual manera se pretendió terminar con otro poder castrador, el de la iglesia y su terrible influencia sobre las conciencias, reorganizar el ejército para hacerlo más moderno y eficaz, pero sobre todo más disciplinado y menos belicoso contra la ciudadanía. Empero, de entre todos los cambios que propiciaron aquellos hombres había uno que tenía una importancia mayor que todos los demás: Dar educación al pueblo, construir miles de escuelas, preparar a miles de maestros vocacionales, extirpar el mito, el miedo, el complejo y el oscurantismo de las conciencias para hacerlas libres: Sabían que sin ese arma tan preciosa, cualquier cambio sería imposible. Decíamos también, que fue la primera guerra del siglo XX, y lo fue de verdad porque un pueblo animoso pero mal entrenado y mucho peor pertrechado por la traición de Inglaterra y Francia, se enfrentó casi a pecho descubierto al ejército más sofisticado y moderno hasta entonces conocido: El ejército nazi, que hizo de España su particular laboratorio para experimentar las terribles armas y tácticas contra la población civil que luego extendería al resto de Europa. Ahora lo que de verdad nos preocupa es que este año sirva, como muchos pretenden, para liquidar completamente y para siempre el genocidio franquista, el que acometieron desde el mismo momento de la traición, el que perpetuaron durante casi cuarenta años de posguerra los militares africanistas apoyados por la Iglesia, la banca y la gran burguesía,pasando a los anales de la historia como uno de los periodos más salvajes e impunes sufridos por país alguno. No es indiferente el número de personas que fueron asesinadas, desaparecidas, mutiladas, castradas, acalladas, cegadas, perseguidas, encarceladas, expulsadas, fueron cientos de miles, muchos cientos de miles. Nunca, ningún país de nuestro entorno sufrió un lavado de cerebro tan brutal, castrador e interminable, como el padecido por la sociedad española desde el 17 de julio de 1936 hasta hace pocos años; nunca a lo largo de nuestra terrible historia,gente tan menuda y cruel pudo sojuzgar a millones de personas durante décadas en nombre de Dios, del mauser y del dinero; nunca, en la historia de Europa Occidental, un dictador, una dictadura, quedó en la impunidad judicial e histórica como está ocurriendo con Franco y su régimen nacional-católico, que no fue más que la versión castiza del fascismo, apoyada y sostenida, en este caso, por Inglaterra, Francia y Estados Unidos. Así pues, cuando estamos a setenta años del 1 de abril de 1939, del gran exterminio, políticos, medios de comunicación de masas, partidos, sindicatos y organizaciones civiles de distinta etiología, en vez de haber iniciado una gran ofensiva para que de una vez por todas los ciudadanos del Estado español y de todo el mundo sepan que España sufrió durante cuatro décadas una de las tiranías más sanguinarias que imaginarse pueda, que aquí se violentaron todos los derechos humanos de modo sistemático, que aquí se mató y torturó a destajo, que aquí sigue siendo posible hacer apología del franquismo, de los crímenes contra la Humanidad que ese régimen perpetró,en vez de eso, todos parecen de acuerdo en echar tierra sobre nuestro pasado. Ante esta situación, que parece un definitivo punto y final, uno, que por encima de historiador es un ser humano que ama la libertad y la justicia sobre todas las cosas, se permite hacer un llamamiento a todos aquellos que comparten iguales o parecidos ideales, se dediquen o no a la historiografía, para impedir que pongan coto a la memoria, para quitar, aunque sea con las uñas, los montones de tierra que están volcando sobre el genocidio franquista, para cantar a los cuatro vientos la verdad de aquel tiempo, para arrojar al franquismo a la misma hedionda cloaca donde yace Adolfo Hitler. Es una empresa difícil y larga, llena de obstáculos, ayuna de apoyos y medios de envergadura; es una tarea propia de quijotes que navegan contra la mar arbolada, pero merece la pena que luchemos por ella con todas nuestras fuerzas, por los que dieron la vida por la libertad, para que quienes vienen detrás de nosotros no tengan que vivir eternamente en la mentira y la ignominia. Por mi parte, aun a riesgo de ser “estigmatizado”, denigrado, postergado, puteado o ninguneado, no va a quedar. POR MI PARTE...TAMPOCO

14 comentarios:

Carmen dijo...

Bueno, has vuelto con tal fuerza que leyéndote me has dejado ananonadada. Por tu energía y por el contenido de tu artículo. Tienes toda la razón cuando afirmas que todos los políticos que pueden y tienen capacidad de actuación sobre el tema, miran a otro lado y la famosa ley de la memoria histórica ha quedado totalmente descafeínada. Con el Psoe siempre pasa igual. Inicia una actuación que además contenta a su electorado nato y a medio camino lo descafeína para conciliar con la derecha. Craso error. La derecha siempre será su frente y lo que hace es desanimar a su electorado.
Me ha gustado muchísimo tu entrada y aunque ya no te lo voy a decir más veces para que no te de un ataque de "ego", hoy se demuestra lo necesario que eres para esta cosa llamada blogosfera
Un beso

Isabel dijo...

Navegante, se puede decir mas alto, pero no mas claro, estoy al 100% contigo. El fascismo en España, mato, violo y encarcelo a cientos de miles de inocentes durante 4 decadas. Cortaron de raiz el progreso que la republica queria para este pais, al fascismo no le interesaba que la gente aprendiera, necesitaba analfabetos para manejarlos. Es increible que la familia del dictador, siga viviendo de las rentas, de lo que el asesino enano robo al pueblo español, toda la fortuna de los franco esta manchada de sangre. Un beso

NOTA: No puedo acentuar ninguna palabra, la tecla del acento esta chunga

daalla dijo...

Ni por la tuya, ni por la mía. Ni por la de muchos otros. Estoy convencido de que nos costará mucho trabajo pero tenemos que conseguir que este país condene al franquismo y a todo lo que significó, a toda su larga lista de horrores. Ni tú, ni yo, ni todos los que estamos por esa labor podemos reblar pues es verdad que somos quijotes luchando contra gigantes.
Un abrazo, Navegante.
¡Salud y República!

Selma dijo...

Me sumo, como no, a este grito de NO AL OLVIDO, como lo han hecho antes quienes me preceden y de manera tan ejemplar en su manera de escribir...
¡Qué necesaria era tu vuelta, Navegante!

Me encanta formar parte de tu tripulación.. aúnque sea de grumete...

¡Un beso!

severino el sordo dijo...

Se nos olvida mencionar que fue la ultima guerra por ideas,aparte somos capaces de enjuiciar los crimenes contra la humanidad en cualquier parte del mundo y condenar nuestro pasado no nos atrevemos,tanto miedo le tenemos?,un saludo navegante veo que vuelves con renovados brios.

AF dijo...

Lo ha explicado usted muy bien, don Navegante. Se agradece su regreso.

Un saludo.

SaiZa dijo...

Que ímpetu, normal que te echáramos de menos...pues por mi parte tampoco descansaré hasta que la gente habrá los ojos a la verdad, diga NO al Olvido vergonzoso y Si a la Memoria Digna. Un beso, que placer volver a leerte.
¡Salud, Memoria y Libertad!

Cecilia Alameda Sol dijo...

Me sumo a tus críticas, a las reprobaciones que haces del régimen franquista (castrador, cruel, indecente, todos esos adjetivos valen para definirlo) y a tus deseos de que se digan las cosas como son: la república no era un régimen demoniaco, como nos han dicho miles de veces, sino una forma de gobierno elegido por los españoles que se encontró escollos en las instituciones más conservadoras: eclesiásticos, militares (no todos, claro), clases pudientes, políticos de ultraderecha, caciques. Hicieron lo posible por reventarla y lo consiguieron.
De la gesta de quienes trataron de mantenerla y defenderla no nos han contado nada durante cuarenta años. Ya es hora de enmendar el olvido y la ignominia que cayó sobre ellos.
Estoy contigo.

Indie dijo...

Hola. Acabo de descubrir su blog que es sin duda un blog muy interesante. Por lo que he leído usted ha regresado después de mucho tiempo. Has hecho muy bien en volver. Enhorabuena también por esta entrada. Salud y república!! Aquí tienes a una nueva seguidora.

Tere dijo...

Gracias a personas como tú no olvidamos a los masacrados por el fascismo metidos,como estamos,en la marabunta de tantos acontecimientos.
Hay que condenar ese régimen,pero de una manera institucional ya,a ver cuál de los partidos le pone el cascabel al gato,pasa el tiempo y seguimos en el mismo punto.
Abrazos,amigo

Duende Crítico dijo...

La República fue un proyecto ilusionante, racional y, por qué no decirlo, liberal. El problema que tuvo es que no recibió apoyos por parte de nadie. Es cierto que el Frente Popular luchó por su mantenimiento frente a los sublevados, pero el proyecto republicano quedaba aparcado en favor de los intereses partidistas o sindicalistas. Así que todo eran enemigos para la denominada "Tercera España".

Con respecto al artículo, es verdad, no hay que olvidar sino aprender. Con eso me quedo.

Un abrazo!

MATANUSKA dijo...

todo el mundo tienee derecho a ser recordado, al recuerdo

besoss

Esther dijo...

Así me gusta verte fuerte para luchar por todo aquello en lo que crees y creemos. Da rabia pensar que esa guerra que se llevó tantas vidas fué como una batallita de prueba para algunos, para la gran guerra.. Sigue asi amigo luchando por lo que es justo.. besitos

Moisés Márquez dijo...

Lo que no entenderé nunca es como son capaces de hablar en contra de los dictadores sudamericanos y pasar por alto lo que aquí paso.

En fin. España no ha cambiado tanto desde la de aquella década de los 30.