domingo, 15 de marzo de 2009

Republicanos extremeños en Europa.

OCHO años pegando tiros quizás valieran la pena. El hombre aparece en una fotografía abrumado por tantas muestras de agradecimiento. Como si no fuera capaz de asimilar tanta alegría. La imagen fue portada en la prensa francesa a finales de agosto de 1944, y mostraba a la multitud aclamando a uno de los primeros soldados aliados en liberar París de las garras de los nazis. Sin embargo, porta en su mano una bandera republicana española. Se llamaba Domingo Baños, y era extremeño. La historia de los españoles que participaron en la II Guerra Mundial estuvo silenciada durante más de medio siglo. La razón principal es que la historiografía oficial francesa no podía permitir que un puñado de exiliados entrara en la leyenda de la Ciudad de la Luz. La mayoría luchó en la Guerra Civil, y casi todos fueron cautivos y sufrieron humillaciones en los campos de concentración franceses del otro lado de los Pirineos o en Argelia. Sin embargo, en cuanto tuvieron la oportunidad, se enrolaron en las fuerzas de la Francia Libre de De Gaulle. Bajo el mando del general Leclerc, mataron y murieron en los campos de batalla del desierto o la campiña francesa. Incluso, alguno llegó hasta el corazón del III Reich que se desmoronaba. Muchos de ellos formaban parte de La Nueve, la primera compañía del segundo batallón de la Segunda División Blindada del Ejército francés. Era conocida así, 'La Nueve', en español, porque el 80% procedía de nuestro país. En recuerdo de su origen, los blindados en los que viajaban llevaban por nombre famosas batallas de la guerra española: Guadalajara, Teruel, Belchite.. Entre ellos había un puñado de extremeños. No se conoce el número exacto, ni tampoco demasiados detalles de los que sí están identificados. Tantas décadas de olvido son una losa demasiado pesada de levantar. Unos pocos autores han mantenido vivo el recuerdo de 'La Nueve'. Antonio Vilanova o Eduardo Pons Prades, por ejemplo. El último ejemplo es la escritora y periodista Evelyn Mesquida, que acaba de lanzar su libro 'La Nueve. Los españoles que liberaron París'. La obra habla, por ejemplo de Baños, que viajaba a bordo del semioruga blindado 'Guadalajara', el primer vehículo aliado que entró en París. Fue en la noche del 24 de agosto, cuando apenas unos pocos hombres penetraron hasta el Ayuntamiento para tomar posesión de la ciudad. Varios testimonios, como el de Pons Prades, aseguran que toda la dotación de este vehículo era extremeña, pero otras fuentes sitúan al mando a un alemán antifascista llamado Reitter, y a un vasco, Abenza, al volante. Pero todo el mundo coincide en que a bordo viajaba Baños, quien llegó a ser reconocido con la Cruz de Guerra con estrella de bronce. Más difusa es aún la figura del sargento Domínguez 'El extremeño', llamado así para distinguirlo de otro valenciano del mismo apellido. De él se dice que recorrió con La Nueve toda Europa. De hecho, hay fotos que le sitúan en Berchtesgaden, la localidad de los Alpes Bávaros donde se encontraba el Nido del Águila, uno de los refugios de Hitler. En mayo de 1945, Domínguez fue uno de los 16 españoles que tomaron uno de los últimos reductos del nazismo. En Normandía habían desembarcado 144 compatriotas apenas un año antes. Por fin la historia se rinde ante la verdad de estos soldados republicanos.

14 comentarios:

Loc@ dijo...

te leo desde Aluenda, mediante(a) un ordenador portátil del dueño del establecimiento. Primera vez que lo uso.
Un abrazo

Naveganterojo dijo...

Pasatelo bien amiga, feliz dia.
Un abrazo

GINEBRA dijo...

Vaya, me ha encantado el post, primero porque soy republicana creo que desde que mi madre me parió un frío 4 de diciembre, jajajajajaja y luego por ser extremeña hasta la médula...Ciertamente los españoles exiliados tuvieron una vida dura y difícil: campos de concentración franceses en playas frías y un trato inhumano para pagar esa deuda impagable: defender Francia del nazismo de Hitler y del colaboracionismo de Petain... muchos murieron, otros acabaron en campos de concentración alemanes y el gobierno francés se negó a reconocer el esfuerzo y la valía de estos grandes hombres.
Yo he pedido a mi familia que me incinere y que parte de mis cenizas deben ir a Argeles-sur-mer, en honor de estos hombres, mujeres y niños republicanos que murieron o sobrevivieron allí. Espero que respeten mi voluntad y no me tiren al primer contenedor que encuentren, jajjajajajajaja.
Besos

Naveganterojo dijo...

Ginebra, me ha sorprendido tu deseo postumo, pero...es un hermoso deseo.
Yo tengo sangre extremeña por parte de padre y madre y aunque naci en Salamanca, me considero mas de Extremadura, aunque mis cenizas quiero que las esparzan por la sierra de Bejar.
Un abrazo y feliz domingo

daalla dijo...

Tuvo que ser hermoso y emocionante ver a La Nueve entrar en París, con Baños encima del Guadalajara agitando la bandera republicana, una bandera que atravesó tantas fronteras y que salió, al fin, victoriosa frente al fascismo. ¡Qué no hubiera sido capaz de hacer años antes con al apoyo de los franceses y de tantos otros!
¡Gloria a La Nueve y a los republicanos que liberaron París!
Un abrazo, Navegante.

Los pasos que no doy dijo...

Haces una gran labor, pirata...

Un besazo grande, grande

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

La lucha por la libertad no tiene nacionalidad, luego el olvido... si.

Selma dijo...

Hermosos todos tus Homenajes Navegante y emotivos también...¡Cuánto se les debe a estos Heroes!
Tu aportación a saldar esta deuda es digna de encomio.

Un beso, Navegante.

severino el sordo dijo...

Habia oido que fueron republicanos españoles los primeros en entrar en Paris,pero no tenia noticias de tantos detalles,lo de que estuvieran silenciados es normal,ya sabemos como son estos franceses con lo suyo .Haces gran labor recordandonos a todos estos heroes anonimos un saludo y adelante.

Naveganterojo dijo...

Daalla, afortunadamente hay mucha documentacion relativa a esos sucesos, y es un placer ver las fotos de nuestros hermanos bajando de la tanqueta en Paris, o posando a las puertas del nido del aguila.
Nadie podra negar que lucharon por la libertad en mayusculas.
Un abrazo.

Los pasos...tambien tu la haces amiga, tambien tu.
Un fuerte abrazo.
PD:me acaban de regalar otro libro de Stepen King, titulado La historia de Lisey,¿le has leido?.


Amigo Orientador, solo olvidan las gentes que no quieren recordar su pasado por que les apunta a ellos como responsables subsidiarios.
Un abrazo.

Selma, quiza todo lo que intento hacer para que no se olvide, es solo un pequeño homenaje a un hombre que murio sin saber por que le mataban.
Un abrazo.

Severino, si te metes en Google, y buscas "españoles en Paris", te llevaras una sorpresa.
Un abrazo amigo y gracias por tus animos

Esther dijo...

tendrían que reconocerles el mérito y su valentía a todos ellos, pues se lo merecen..

Besitos solete, espero que hayas pasado buen finde

Arbillas dijo...

Gracias por no olvidar, gracias por recordar a estos luchadores de la libertad.

Gracias por estas palabras y gracias por dejar compartirlas.

Un abrazo.

SAlud.

El iResponsable dijo...

No sabes la de historia que estoy aprendiendo gracias a tí. Sigue así que todos esos relatos pese a que son cruentos son también interesantes.

Anónimo dijo...

Ese artículo fue publicado hace unos meses en el Diario HOY de Extremadura. Creo que debería ser legal y citar su fuente...