jueves, 12 de marzo de 2009

Miguel hernandez

Nuestro gran Miguel Henandez nos dejo joyas impagables, dedicare un par de entradas a algunos poemas suyos menos conocidos, comenzare por este,:"Los hombres viejos". Es curioso, pero al leerlo, me han venido a la mente las caras de ciertas personas.... LOS HOMBRES VIEJOS:
  • Nacen puestos de gafas, y una piel de levita,
  • y una perilla obscena de culo de bellota,
  • y calvos, y caducos. Y nunca se les quita
  • la joroba que dentro del alma les explota.
  • Pedos con barbacana, ceremoniosos pedos,
  • de su senil niñez de polvo enlevitado,
  • pasan a la edad plena con polvo entre los dedos,
  • sonando a sepultura y oliendo a antepasado.
  • Parecen candeleros infelices, escobas
  • desplumadas, retiesas, con toga, con bonete:
  • una congregación de gallardas jorobas
  • con callos y verrugas al borde del retrete.
  • Con callos y verrugas, y coles y misales,
  • la dignidad del asno se rebela en la enjalma,
  • mirando estos cochinos tan espirituales
  • con callos y verrugas en la extension del alma.
  • Alma verruguicida, callicida la vuestra.
  • Habéis nacido tiesos como los monigotes,
  • y vivís de puntillas, levantando la diestra
  • para cornamentar la voz y los bigotes.
  • Saludáis con el ano, no arrugáis nunca el traje,
  • disimuláis los cuernos con laureles de lata.
  • No paráis en la tierra, siempre vais de viaje
  • por un pais de luna maquinal, mentecata.
  • Nacéis inventariados, morís previa promesa
  • de que seréis cubiertos de estatuas y coronas.
  • Vais como procesados por el sol, que procesa
  • aquello que señala delito en las personas.
  • Os alimenta el aire sangriento de un juzgado,
  • de un presidio siniestro de abogados y jueces.
  • Y concedéis los pedos por audiencia de un lado,
  • mientras del otro lado jodéis, meáis a veces.
  • Herís, crucificáis con ojos compasivos,
  • cadáveres de todas la horas y los días:
  • autos de poca fe, pastos de los archivos,
  • habláis desde los púlpitos de muchas tonterías.
  • Nunca tenga que ver yo con estos doctores,
  • estas enciclopedias ahumanas, aplastantes.
  • Nunca de estos filósofos me ataquen los humores,
  • porque sus agudezas me resultan laxantes.
  • Porque se ponen huecos igual que las gallinas
  • para eructar sandeces creyéndose profundos:
  • porque para pensar entran en las letrinas,
  • en abismos rellenos de folios moribundos.
  • Sentenciosas tinajas vacías, pero hinchadas,
  • se repliegan sus frentes igual que acordeones,
  • y ascienden y descienden, tortugas preocupadas,
  • y el corazón les late por no sé qué rincones.
  • No se han hecho para estos boñigos los barbechos,
  • no se han hecho para estos gusanos las manzanas.
  • Sólo hay chocolateras y sillones deshechos
  • para estas incoherencias reumáticas y canas.
  • Retretes de elegancia, cagan correctamente:
  • hijos de puta ansiosos de politiquerías,
  • publicidad y bombo, se corrigen la frente
  • y preparan el gesto de las fotografías.
  • Temblad, hijos de puta, por vuestra puta suerte,
  • que unos soldados de alma patética deciden:
  • ellos son los que tratan la verdadera muerte,
  • ellos la verdadera, la ruda vida piden.
  • La vida es otra cosa, sucios señores míos,
  • más clara, menos turbia de folios, de oficinas.
  • Nadan radiantemente sus cuerpos en los ríos
  • y no usan esa cara de múltiples esquinas.
  • Nunca fuisteis muchachos, y queréis que persista
  • un mundo aparatoso de cartón estirado,
  • por donde el cartón vaya paticojo y turista,
  • rey entre maniquíes de pulso congelado.
  • Venís de la Edad Media donde no habéis nacido,
  • porque no sois del tiempo presente ni del ausente.
  • Os mata una verdad en el caduco nido:
  • la que impone la vida del siempre adolescente.
  • Yo soy viejo: tan viejo, que el primer hombre late
  • dentro de mis vividos y veintisiete años,
  • porque combato al tiempo y el tiempo me combate.
  • A vosotros, vencidos, os trata como a extraños.

24 comentarios:

Carmen dijo...

Precioso poema. Me ha gustado tu blog. Un abrazo

daalla dijo...

No conocía este poema de Miguel Hernández, pero me parece también una joya. A mí, en concreto, me han venido a la mente las caras de unos hombres viejos, instalados en privilegios de siglos, predicando la mansedumbre mientras bendecían la muerte de quienes, desafiándoles, se habían hartado de ser mansos.
Un abrazo, Navegante.

Esther dijo...

Me imagino que se refería a las mentes retrógadas de algunos de su época, pues tan solo por su forma de pensar eran viejos.. Me ha encantado eso de que disimulan sus cuernos(de diablo) con hojas de laurel enlatadas jaja. besitos

MATANUSKA dijo...

hoy no tengo ganas de escribir nada, estoy bajita de moral.

besoss

RGAlmazán dijo...

Poema genial. Y además, clavaito...

Salud y República

SaiZa dijo...

Pues si que es una joya, y muy bien pensados los hombres viejos...me venian casi los mismos a la mente..aunque aun añadiria unos cuantos más. Un beso

Ricardo Colomer dijo...

No lo había leido, pero lo guardo, es buenísimo.

Salud...os

Dilaida dijo...

Miguel Hernádez que GRAN ERA

La Gata Coqueta dijo...

No tenia ni idea, no había leído nada de el.

Pero hay que reconocer que tenia imaginación para hilar los textos, dejando sus pensares y ideas a los demás para ser leídos, que como el tenían los mismos puntos e vista.

Un besazo amigo, nos vemos.

anna dijo...

SENCILLAMENTE ME HA ENCANTADO JA JA JA. FELICIDADES !!!!!

m.eugènia creus-piqué dijo...

Muy bonito el poema, no lo conocía. Besitos.

Inga Luv dijo...

Y además de lo sublime y de la maestría, es curioso lo actuales que resultan los poemas elegidos.

Un saludo!

Gracchus Babeuf dijo...

¡Es brutal! No lo conocía tampoco, pero claro que lo guardo. Seguirá siendo actual por muchos siglos.

moderato_Dos_josef dijo...

Muy bueno, un poema sensacional. las caras tal vez vengan a cuento pero por favor retíralas cuanto antes me pongo enfermo de verlas...ugggghhh!

Naveganterojo dijo...

Carmen, bienvenida a esta casa, me alegra que te haya gustado el poema.
Un abrazo.

Daalla, yo tampoco lo conocia pero internet te da grandes sorpresas,ja,ja.
Mi lectura del poema me reflejaba los rostros de....el clero.
Un abrazo amigo.

Esther, no has elegido mal, lo de los cuernos tambien me choco a mi cuando lo lei.
Un abrazo.

Matanuska....¿que te pasa amiga?.
Levanta ese animo que la primavera ya esta llamando a nuestra puerta con su mas bello vestido, y hemos de recibirla con una sonrisa.
Un abrazo y animo amiga mia.

Rafa, clavaito, clavaito,ja,ja, es una pena que nos mataran a este gran poeta.
Un abrazo.
Salud y republica.

Saiza, pues si te ha gustado este....espera al siguiente, y veras.
Un abrazo.

Ricardo, te comento lo mismo que a Saiza, espera al siguiente.
Un abrazo amigo.

Dilaida, hacia unos dias que no sabia nada de ti, me alegra tu regreso.
Un abrazo.

Querida gata, ¿como estas?, sigues en tus trece de publicar solo una vez por semana,¿eh?.
Animate y escribe mas, que tus textos son una delicia para los sentidos.
Un abrazo.

Anna, bienvenida, gracias por tu visita, y pasate cuando quieras.
Un saludo.

Geni, parece que esta vez he acertado, nadie conocia este poema de Miguel, pues el siguinete va por el mismo camino.
Un beso amiga mia.

Inga, esque este hombre era un genio, y su genio permanece.
Un Saludo.

Don Gracchus, tendra usted que guardar tambien el siguiente que publique, pues es de la misma especie.
Un fuerte abrazo amigo mio.

Moderato, no me seas "tiquismiquis", si estas caretas estan muy bien para colgarselas en carnavales,(bueno, quiza en carnavales sea demasiado, pero estan bien para......, valeeeee, un dia de estos las borro,ja,ja,).
Un abrazo amigo

María dijo...

Matacucarachas, pues yo no lo conocía, y la verdad es que me encanta Miguel Hernández, y todos sus poemas, no veas lo que te agradezco hayas publicado éste.

Un beso, amigo, y otro para Paqui.

Selma dijo...

De Miguel Hernandez hay auténticas maravillas, algunas puestas en música... Desconocía este Poema. Lo encuentro soberbio, y tan actual...Y lo has ilustrado perfectamente...

Un beso, Navegante.

Naveganterojo dijo...

Maria, Selma, si os gusta Miguel...no os perdais el siguente poema que publicare el viernes, os encantara tambien.
Un abrazo a las dos.

severino el sordo dijo...

Nunca lei mucha poesia pero me encanto el poema habla de personajes que pase el tiempo que pase en su epoca y en la nuestra siempre los encontraremos ,poema muy actual,saludos.

Zamora dijo...

Yo tampoco comulgo con la iglesia, pero tengo fe en el hombre y en la verdad.
creo en lo simple y en la vida,en mi post tu lo has dicho bien claro lo importanto son los buenos actos.
buen post el tuyo ,eso si asustan las fotos, en esos si que no creeria nunca aunque un puntito si tienen..jejej
un abrazo

Cecilia Alameda Sol dijo...

ufff, cuesta leer un poema con esas caras mirándote desde el margen. Mira que me gusta Miguel Hernández pero esos caretos...

NoEly_LaPerraVerde dijo...

Me ha encantado. Aqui Miguel Hernández estuvo sembrado. Y las fotos le quedan perfectamente.

Saludos ateos y republicanos.

Loc@ dijo...

Nunca tenga que ver yo con estos doctores, estas enciclopedias ahumanas, aplastantes. Nunca de estos filósofos me ataquen los humores, porque sus agudezas me resultan laxantes.

Porque se ponen huecos igual que las gallinas para eructar sandeces creyéndose profundos (...)

Aquí Miguel Hernández estaba "más que" indignado, rebosaba desprecio por todos sus poros hacia toda la "curia". PAQUITA

dhb dijo...

¡Magnifico!

Por algo es “El Poeta del Pueblo”

(…)La cebolla es escarcha cerrada y pobre. Escarcha de tus días y de mis noches. Hambre y cebolla, hielo negro y escarcha grande y redonda (…)

Salud y República