martes, 10 de junio de 2008

POBRE FEDE

Pobre hombre,cuando las cosas parecian mejorar un poco y sus "amos" habian dejado de martirizarlo,le surgen denuncias por doquier,y se ve dia si y dia tambien en los tribunales,¡¡ pobre Fede !!.
Menos mal que siempre hay buenos "samaritanos" dispuestos a echar una mano al desvalido.
Aun que lo de buenos y lo de samaritanos....es para despelotarse
En fin, la fiesta continua,y la basura ya les llega al cuello

3 comentarios:

Silvia dijo...

Jajajajj y encima de tener cara de gilipoyas , es gilipoyas , pobre que penita me da!!
Pobre Fede... sí sí :P, que le den!!

Besossss, niño^^

Esther dijo...

En esa foto sólo le falta la aureola de santo.. pero ya se sabe piel de cordero.. interior de lobo así que no os fiéis mucho y no acerquéis mucho la mano no sea que muerda jajajaja. Besos

Alberto Ríos Mosteiro dijo...

No me extraña que haya pedido aumento de sueldo: con la cantidad de juicios que ya se han celebrado contra él, las condenas que ya tiene y lo que le queda... Este señor ha confundido libertad de expresión con derecho a insultar, y con él están esos que se pasan el día diciendo "se han dicho cosas peores de otras personas y no han denunciado". Vamos, será porque no han sentido vulnerado y ultrajado su honor y su propia imagen, que es de lo que se trata. Porque insultar, calumniar e injuriar lo puede hacer cualquiera y a quien quiera impunemente, pero como insulte, injurie o calumnie a alguien que sienta que sus derechos se han vulnerado, ahí está la ley para protegerle y su derecho a denunciarlo ante los tribunales, que son los que en última instancia deciden si existe o no tal injuria o calumnia. Así que a Federico le quedan dos opciones: o darse cuenta de que su libertad y sus derechos terminan donde empiezan los de los demás, o seguir agarrándose al talonario para firmar lo que le cuesta ser un "insultador" profesional. Un saludo.