martes, 13 de noviembre de 2007

El PP y su defensa de lo indefendible

Enfrentada a la evidencia, la todavía cúpula del PP intenta huir de ella a través del espejo. La evidencia es su oposición feroz a la Ley de Memoria Histórica, esto es, a que se lleve un poco de reconocimiento y de consuelo a los españoles víctimas del fascismo, a que se de digna sepultura a los que todavía yacen innominados en las cunetas, a que se retiren los símbolos franquistas de la vía pública y a que se declaren ilegítimas las farsas judiciales que se utilizaron para castigar a la gente, que es a lo que finalmente ha quedado reducida la dicha ley. La imposible huída a través del espejo: La delirante patraña elaborada y difundida por su entorno, según la cual Zapatero se habría inventado la ley de la Memoria para presentar al PP, si no la aprueba, como un partido de ultraderecha epígono del franquismo. ¿Será posible que el nivel de ideación de los partidarios de Acebes, ya muy pobre antes del verano, haya descendido en otoño hasta ese punto abisal? Nunca fue más fácil, entonces, desactivar la estrategia y las añagazas del adversario: bastaría con que el PP, amenazado de quedar como un partido carcunda y faccioso por su defensa cerrada del "pelillos a la mar" y del olvido de las víctimas, votara a favor de la Ley de la Memoria, como, por lo demás, va a hacer todo el mundo.Pues no basta con reputarse demócrata, sino que es menester acreditarlo, he aquí que al Partido Popular se le presenta una inmejorable ocasión para hacerlo. ¿Podrían esforzarse por entender que la Historia franquista que les contaron en el colegio y tal vez en casa nada tiene que ver con la verdadera y terrible Historia de España? . Escrito por Rafael Torres para Diario Directo.

6 comentarios:

M.Angel dijo...

Me enciende la hipocresía imperante en el principal partido de la oposición, si criticaran las beatificaciones como la ley de memoria historica, podría llegar a entender que a ellos la historia de España les importa un pimiento, cosa que no compartiría pero respetaría, pero eso de oponerse a todo lo que venga de un lado y aplaudir lo que venga de otro lleva a pensar eso que ellos critican, que se les tome por franquistas por no apoyar dicha ley, ¿ acáso las beatificaciónes no remueven el pasado ?, ¿ o solo lo remueve sacar a un familiar de una cuneta?, antes que la idelogía está la persona, ¿ con que cara van a justificar que están contra la exhumación de cadaveres de las fosas?, ¿ como justifican sentencias injustas, a todas luces dictadas sin haber otorgado el derecho de defensa?.
Bueno, Garib, haciendo caso de tus buenos consejos me he templado al escribir, una cosa, no te enrrollas como las persianas, eres ameno. Por cierto, coincidimos en que ayer hubiesemos disfrutado con las aportaciones de Animal y Dardo.
Navegante, el orgullo es mio, esto no va de niveles culturales ( afortunadamente para mí), esto va de coherencia y de ser personas, cosas de las que tú vas sobrado amigo ( permiteme llamarte así).

Salud y república.

Alberto Ríos Mosteiro dijo...

La frase de Mayor Oreja lo resume todo: hay quien vivía con placidez el franquismo. También hay quien vive con placidez el terrorismo de ETA y eso no les está impidiendo condenarlo. La ley de memoria histórica no pretende reescribir la historia: de eso ya se encargan Pío Moa y compañía. La ley de memoria histórica solo pretende una reparación de aquellos que han sufrido la guerra civil y la dictadura franquista, sean del bando que sean. Un saludo.

animalpolítico dijo...

Absolutamente de acuerdo con el texto.

¿Qué me he perdido, M. Ángel? ¿Dónde se me ha echado de menos?

animalpolítico dijo...

Ya lo he visto, amigo.

Jónathan Gil Guerrero dijo...

Condenar el franquismo no es cuestión de ser de izquierda o derechas es cuestión de ser demócratas

São dijo...

Me gustan las palabras de lo periodista: yo connozco sus libros!
Saludos!