domingo, 25 de marzo de 2007

¿DONDE ESTOY?

El "señor no" anteriormente conocido como Mariano,gallego de los de antes,actual dirigente de un partido perdido en la travesía del desierto,un pelin mentiroso,amigo de otros mentirosos,de profesión charlatán,se fue ayer a Berlin a decir mas de lo mismo.
El líder del PP, Mariano Rajoy, exigió ayer "respeto" para su partido y "una explicación" al Grupo PRISA, Rajoy se declaró "enormemente ofendido" por lo que dijo sobre el PP el presidente del grupo, Jesús de Polanco -al que no citó por su nombre-, en la última junta de accionistas. Aseguró que su partido ha sido "agredido" y garantizó que seguirá respondiendo a los periodistas de PRISA, pero no dará entrevistas.
Pero como esto le parecía "pecatta minutta",siguió con lo siguiente:
El Partido Popular exige el mismo respeto que ha tenido con el Grupo PRISA, con su presidente y con los accionistas del Grupo PRISA. Exigimos el mismo respeto. Ni más ni menos", dijo. El líder del PP se constituyó en defensor de los "españoles normales" que han participado en las últimas manifestaciones contra el Gobierno y la negociación con ETA, y que, a su modo de ver "han sido agredidos y maltratados".
Un servidor ante estas declaraciones,se guarda su opinión.
El señor no ,ya lanzado continuo con "pequeñas lagunas"de memoria:
"Jamás nadie desde el Partido Popular ha utilizado, y mucho menos en una junta de accionistas de una empresa que cotiza en Bolsa, jamás ha utilizado expresiones como las que allí se han usado. Jamás, insisto, nunca. Y estamos enormemente ofendidos. Y quiero decir una cosa. A nosotros, nadie nos ha dado una mínima explicación. Nadie. En una junta de accionistas de una empresa española se nos sitúa fuera del sistema, se nos acusa de estar provocando una guerra civil. Eso no tiene precedentes, ¿es que no hay capacidad de autocrítica ahí? ¿Es que no tiene derecho el PP a que alguien le dé una explicación?", afirmó. "La agresión que se produjo en esa junta de accionistas no se ha producido jamás en España".
Parece que este señor olvida algunas cosillas:
A las pocas semanas de instalarse en el poder, en 1996, el Gobierno de José María Aznar organizó una ofensiva en toda regla contra los proyectos de desarrollo del Grupo PRISA mediante la instrumentación de la Compañía Telefónica, empresa semipública presidida por Juan Villalonga, amigo personal de Aznar. Su propósito fue dificultar el lanzamiento de Canal Satélite, la empresa de televisión digital de la que era parte destacada Canal Plus, participada y gestionada por PRISA. La ofensiva continuó hasta lograr el procesamiento de Jesús de Polanco y otros directivos de este grupo, en una acción que valió una condena por prevaricación al juez que lo decretó, Javier Gómez de Liaño.
La ofensiva empezó con el montaje de una alianza de RTVE y de la mexicana Televisa, so pretexto de "defender nuestra cultura y nuestro idioma", según anunció Miguel Ángel Rodríguez, portavoz de aquel Gobierno. Pero el propósito era claramente político. Rodríguez y otros colaboradores de Aznar explicaron un montón de veces que EL PAIS y demás medios vinculados a PRISA habían tenido la culpa de la última derrota electoral sufrida por Aznar frente a Felipe González, en 1993, y del estrecho margen de la victoria del PP en 1996.
El Tribunal Supremo cerró en 2003 la guerra encabezada en su momento por José María Aznar, obligando al Estado a resarcir con una indemnización a la empresa perjudicada: es decir, la plataforma de televisión digital promovida por Sogecable.
"Señor no",estudie,estudie un poco mas,que el saber no ocupa lugar,o quizá en su caso si?

7 comentarios:

elhombredemusgo dijo...

Es curioso observar la doble vara de medir del PP y sus acólitos a la hora de enjuiciar la libertad de expresión/opinión, cuando los atacados son otros, solo hablan del respeto hacia esas libertades, cuando son ellos los criticados/atacados se les sitúa fuera del sistema... me hace una gracia enorme que diga eso de la autocrítica... ¿saben que es eso?, ¿lo han practicado alguna vez?

La verdad que da miedo esta derecha, pueda llegar al poder, cuando estuvieron dieron muestras de su poco a respeto a la libertad de información (con el caso que tu cuentas) y la continua manipulación de los medios públicos que controlaban, ahora como afirmo Polanco (para mi con toda la razón) cuando vuelvan a gobernar llegaran con unas enormes ganas de revanchismo, que miedo.
Para evitarlo, hay que barrer a todos estos fracasados políticos de los puestos dirigentes del PP, este partido necesita una gran limpieza, debe dejar en el pasado el aznarismo y empezar al futuro con otras ideas y otros dirigentes.

Y el primer paso es darles otro revolcón en las próximas elecciones municipales, que las van a plantear como si fueran unas generales, para forzar a sus bases a buscar nuevos dirigentes y nuevas ideas, sumamente necesarias para la sociedad española.

Un saludo.

Duende Crítico dijo...

Nunca apoyaréun boicot contra ningún medio o grupo de información. El PP se ha equivocado y debe reconocerlo ya que no puede cerrar los ojos ante un emporio tan gigante.

Saludos

Duende Crítico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paco dijo...

¿Os acordáis cuando Álvarez Cascos decía que el fútbol era de interés general y no iba a consentir que algunos partidos tipo Madrid - Barcelona fueran de pago? ¿Os acordáis cuando Telefónica consiguió los derechos? Dejó de ser de interés general. ¿Os acordáis de cuando Gómez de Liaño fue condenado por prevaricar contra Polanco? ¿Os acordáis de quién lo indulto? No olvdéis la poca vergüenza del PP. Y ayudad a que todos hagan memoria.

Un saludo a todos.

Alvaro dijo...

Son una verguenza. Una verguenza como politicos, porque olvidan a la gente que, pensando de manera diferente a la izquierda, creen en la libertad de expresion como un derecho fundamental.

Saludos

Desiderio Hernández Benito dijo...

Hay quienes jamás creyeron en la democracia y no dudan en demostrarlo en cada ocasión que tienen. Los políticos demócratas deberían de saber encajar todo tipo de criticas, vengan de donde vengan, está en su sueldo.

Salud.

Anónimo dijo...

2. LA MODELO. Julio 1980.
Y Javier Gómez de Liaño.

Por Rafael del Barco Carreras



Al margen que el caso CONSORCIO DE LA ZONA FRANCA generara páginas contra los encarcelados, el Delegado del Estado nombrado en 1977, Bruna de Quijano, el comerciante de coches Fernando Serena, y yo, y al mismo tiempo los socialistas de “Serra y Maragall”, y otros, aprovecharan el enredo para sacarle (supongo al estilo FILESA, extorsión) al Banco Garriga Nogués, alias JAVIER DE LA ROSA MARTÍ, hijo del huido “secretario” ANTONIO DE LA ROSA VÁZQUEZ, muchos más millones de los denunciados, en principio a la prensa 10.000 millones, rebajados en la denuncia a 1.200, de las pesetas de entre 1975 a 1979, mi vida en la Modelo forjaría otras prioridades. SOBREVIVIR, física y mentalmente.

Los recuerdos podrían degenerar el cuadro a describir, por lo demás solo escrito por alguna de las víctimas poco o nada escuchadas o leídas, ya en denuncias oficiales (todas “aisladas” o archivadas) o escritos más o menos enmudecidos, y por ello cuando me refiero a aquella MODELO, cito al primer JUEZ DE VIGILANCIA PENITENCIARIA, Javier Gómez de Liaño, en su excelente libro “PASOS PERDIDOS, Confesiones en carne viva”. Navidades de 1981, “Cuatro meses de trabajo fueron bastantes para descubrir el cúmulo de abusos y barbaridades que se perpetraban en la cárcel Modelo de Barcelona. Situada en pleno centro de la ciudad, era como un amplio escaparate del absurdo”. El libro, editado en 1999, sigue con alguna de las espeluznantes escenas, como su visita al PALOMAR, unas celdas acolchadas (para locos) en la enfermería. Esas celdas formaban parte, con las argollas de la QUINTA, del SISTEMA, y con la ventaja de que los gritos no despertaban a los vecinos. Cuenta que años después preguntó al secretario del juzgado por los varios sumarios abiertos por homicidios, asesinatos, torturas y corrupciones de todo género, con incluidas “venta de libertades”, no por SUS DENUNCIAS, sino por las víctimas…NO PASÓ ABSOLUTAMENTE NADA, NINGUNA SENTENCIA a considerar, NINGUNA. Si el Gobierno Suárez nombró director para pacificar la cárcel, tras los motines, al torturador Camacho, no se quedó corto al nombrar PRESIDENTE de la AUDIENCIA A ALFONSO HERNÁNDEZ PARDO, dos sátrapas del más refinado franquismo.

Primeros de julio de 1980. Alojarse en la planta baja de la SEXTA GALERÍA sería a lo que los periodistas se referirían en el VIVIR COMO UN MARAJÁ sobre Bruna, y si se comparaba con la CUARTA, DE REINCIDENTES, O LA TERCERA (con promedios de 700 individuos), PARA EXTRANJEROS, moros, negros y sudamericanos, era una “delicia”. Unos 400 individuos en unas 90 celdas, con un funcionario que recontaba y poco más. La gran ventaja de la sexta, durante el día la mayoría trabajaban y los pocos que quedábamos podíamos movernos entre el patio y la celda. La SEGUNDA, más pequeña, con varios de la ETA, no estaba mal en cuanto al ambiente, y la QUINTA, la de castigos, la de las barbaridades, sin olvidar la enfermería que lo mismo servía para aislar algún enchufado que para matar a palos a cualquiera, y cuando digo “matar”…es matar. Recuerdo que muchos años después cuando ya no existía EL PALOMAR, Don Francisco (nombre real de uno de los presuntos torturadores) me contaba que al entrar en una de las celdas el “loco” le arrojó a la cara los excrementos… y lo puso a caldo ¡claro!.

El susto inicial de que poco menos se me comerían se pasó rápidamente. A los “caballistas”, así se llamaba entonces a los de “dinero o bolígrafo”, se les respetaba, por lo menos en aquella galería donde el resto se jugaba mucho de salirse de las normas. Zamora, el cabo, todo un prototipo, chorizo, tuerto y ligera cojera, se desvivía para tenernos contentos, claro que consumiéndole alguna de las porquerías que servía en su “rutina”, café de sucia cazuela, tortillas, o carne que conseguía de la cocina, al igual que el machaca Miguel procuraba un jergón sin cuerdas, colchón sin meadas, o sábanas limpias. Mi contable mentalidad le atribuyó ganancias de unas 200.000 pesetas mensuales, aun manteniendo a tres ayudantes. Toda una fortuna, o sea, que el primer responsable del “orden”, y chivato oficial, era el más interesado en su mantenimiento. Xiqui y Angel (nombre falso), con las drogas y el juego, ganaban más.

Las drogas. Si la compra de varios porcentajes de acciones, en efectivo y con letras, de Charly Max, negociación en la que me enfrenté al retorcido futuro presidente del Barça y de Husa, Juan Gaspar, que con un 7% y la gerencia succionaba los sustanciosos beneficios, me hicieron administrador de la célebre entonces discoteca en Barcelona (esquina Bori Fontestá-Beethowen), con lleno continuo, y me pusieron ante el creciente tráfico de drogas, ahora se mostraban omnipresentes, la primera y imperiosa prioridad. Un elemento nuevo que desde el primer instante me indicaba su terrible peligrosidad, pero marginándose de su circuito y consumo la tranquilidad CASI absoluta.

Mi primer amigo, CHUECA, todo un personaje, una celda para él solo desde que hacía unos meses un túnel desde la Avenida Roma pretendía alcanzar el patio de la sexta pero se hundió en la calle Provenza (la zona es una explanada, antigua riera desde Sarriá al Paralelo rellena con tierras del Ensanche, donde infinidad de ratas construían sus madrigueras, saltando a la cara de los perforadores), descubriendo su autoría por los planos que llevaba encima. Pretendió reeditar el famoso túnel por donde escaparon cuarenta y cinco presos. Se proponía poco menos que vaciar la cárcel, cobrando peaje. Falsificador, estafador de bancos y casado con una italiana (pura mafia decía). Después de una temporada en la QUINTA, vivía tranquilo y solo en la planta de la SEXTA. Murió poco después de su libertad de un disparo en la cabeza.

Y si yo en el interior buscaba mi acomodo y hasta emborronaba cuartillas, leía o jugaba con mis compañeros, cartas y frontón, a la par que atosigaba a preguntas a BRUNA, nunca aclaradas, mi mujer demostraba su gran actividad exterior, consiguiendo a los pocos días entrevistarse conmigo en el locutorio de “Jueces”. Todo un logro ya que en los locutorios generales (sin cabinas) era imposible por el griterío mantener una conversación. Y los logros no vendrían por los “amigos” que del ambiente “oficial” nunca tuvimos, y los otros desaparecieron o perjudicaron, sino por el BAR LA MODELO, la Tina, donde servían las varias docenas de comidas que se pasaban a diario al interior de la cárcel. Comenzó picando piedra, o sea, a invitar, pagar comidas, o pasarse horas esperando no sabía qué… por lo pronto comida decente, aunque cara, y la prensa…

Continuará…ver www.lagrancorrupcion.com